RECUPERA EL DINERO PAGADO DE MAS CON LAS TARJETAS DE CREDITO

tarjetas

LA TRAMPA DE LAS TARJETAS REVOLVING

Las tarjetas llamadas “revolving” son líneas de crédito, “préstamos” que conceden las entidades financieras.
Se renuevan mensualmente y se pagan mediante cuotas fraccionadas.  De esta forma se facilita el crédito fácil y rápido.
Suelen utilizarse no sólo por los bancos sino también por las grandes superficies, para compras de consumo, de viajes … o incluso imprevistos.
Riesgos y desventajas son el elevado interés usurario y sus comisiones, lo que provoca que se acabe pagando más de doble.
El Tribunal Supremo ya se ha pronunciado al respecto, en Sentencia de 25 de noviembre de 2015, declarando el carácter usurario de un crédito concedido a un consumidor.
En ese caso la entidad financiera demandó al consumidor judicialmente reclamándole la cantidad de 12.269,40 euros.  El deudor se opuso a la reclamación.  FINALMENTE SE ESTABLECIO QUE NO DEBIA NADA
Según el art. 1 de la Ley de 23 julio 1908 de Represión de la Usura « será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales» .
El interés de demora fijado en una cláusula no negociada en un contrato concertado con un consumidor puede ser objeto de control de contenido y ser declarado abusivo si supone una indemnización desproporcionadamente alta al consumidor que no cumpla con sus obligaciones
El interés con el que ha de realizarse la comparación es el “normal del dinero”. No se trata, por tanto, de compararlo con el interés legal del dinero, sino con el interés «normal o habitual, en concurrencia con las circunstancias del caso y la libertad existente en esta materia ». Para establecer lo que se considera “interés normal” puede acudirse a las estadísticas que publica el Banco de España, tomando como base la información que mensualmente tienen que facilitarle las entidades de crédito sobre los tipos de interés que aplican a diversas modalidades de operaciones activas y pasivas (créditos y préstamos personales hasta un año y hasta tres años, hipotecarios a más de tres años, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, cesiones temporales, etc.)
Para que el préstamo pueda ser considerado usurario es necesario que, además de ser notablemente superior al normal del dinero, el interés estipulado sea «manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso»
Las consecuencias de dicha nulidad son las previstas en el art. 3 de la Ley de Represión de la Usura, esto es, el prestatario estará obligado a entregar tan sólo la suma recibida.
En el caso examinado por el Tribunal Supremo, el demandado había abonado a la demandante una cantidad superior a la que recibió, por lo que la demanda fue completamente desestimada
Puede darse el supuesto que el prestamista devuelva al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado, es decir aquello que haya recibido de más después de declarar el interés nulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *